Las cosas: una historia de los años 60 by Georges Perec

By Georges Perec

Show description

Read or Download Las cosas: una historia de los años 60 PDF

Similar history_1 books

The 2000-2005 World Outlook for Plain Noodles (Strategic Planning Series)

The liberalization of markets has bring about list degrees of foreign investments. Icon staff Ltd. 's fundamental project is to help foreign managers to higher plan and enforce options in an international economic system. It does so by means of supplying quite a few really expert reviews, info bases, courses and companies to its consumers.

Extra info for Las cosas: una historia de los años 60

Sample text

No estaban todavía completamente «instalados» y, aunque se les reconociera gustosamente la categoría de «técnicos», no tenían ni las garantías, ni las pagas extraordinarias, ni las primas del personal regular que trabajaba por contrato. El Express aconsejaba, pues, con el pretexto de señalar pequeñas tiendas no caras y simpáticas (el dueño es como un amigo, le ofrecerá, una copa y un club–sandwich mientras usted elige), oficinas en las que el gusto al día exigía, para ser convenientemente apreciado, una reforma radical de la instalación anterior: los muros blanqueados con cal eran indispensables, la moqueta pardo oscuro era necesaria, y sólo unas baldosas variadas de mo46 saico tipo antiguo podía aspirar a reemplazarla; las vigas al descubierto eran de rigor, y la pequeña escalera interior, la chimenea auténtica, con su fuego, los muebles rústicos o, mejor todavía, provenzales, muy recomendables.

L’Express era, sin duda, el semanario al que hacían más caso. A decir verdad, apenas si les 43 gustaba, pero lo compraban o, en todo caso, lo cogían prestado de casa de éste o de aquél, lo leían regularmente e incluso, como confesaban, conservaban con frecuencia algunos números atrasados. Muy a menudo ocurría que no estaban de acuerdo con su línea política (un día de sana cólera llegaron a escribir un breve panfleto sobre «el estilo del Teniente»), y preferían con mucho los análisis de Le Monde, al que eran unánimemente fieles, o incluso las posiciones que adoptaba Libération, al que tenían tendencia a considerar simpático.

Estaban más orgullosos todavía (pero siempre se paga un poco caro el placer de pagar menos caro) de haber pagado muy caro, lo más caro, de golpe, sin discutir, casi con embriaguez, algo que era, que no podía sino ser lo más bonito, la única cosa bonita, lo perfecto. Estas humillaciones y estos orgullos tenían la misma función, llevaban en sí las mismas decepciones, la misma rabia. Y comprendían, porque por todas partes, en torno a ellos, todo se lo hacía comprender, porque se lo metían en la cabeza a lo largo del día a fuerza de slogans, de carteles, de anuncios luminosos, de escaparates iluminados, que ellos estaban siempre un poco más bajo en la escala, siempre un poco excesivamente abajo.

Download PDF sample

Rated 4.03 of 5 – based on 45 votes